OBJETO DE DECONSTRUCCIÓN

Atualizado: Mai 15


Cuando hablamos de objetificación de la mujer, enseguida pensamos en cómo somos retratadas en la publicidad de productos (y por los medios en general). Es curioso pensar que esto nos alcanza de inmediato: cómo somos vistas y representadas en las relaciones de consumo, convirtiéndonos también en algo a ser consumido.

Varias propagandas reproducen, enseñan y perpetúan el sexismo, el machismo y el patriarcado. Son reflejo y también moldeadoras de las relaciones sociales. Reflejo, porque su contenido reproduce las costumbres vigentes, pero también son moldeadoras de las ganas y creadoras de necesidades.

Pero pensar y atenerse a la objetificación de la mujer restringiéndose apenas a la representación y a lo que la prensa dice sobre la mujer no contempla toda la complejidad de la cuestión. Al final, entender a la mujer como propiedad, por lo tanto, como objeto, antecede a esa relación de consumo.

Por ejemplo, analizando la legislación brasileña, con relación a los derechos de las mujeres, comprendemos otras facetas de la objetificación de la mujer, de la mujer como propiedad del hombre (padre y/o marido), de la mujer como un ser incapaz (en el sentido jurídico de la palabra), de la mujer como un ser que necesita de tutela (que necesita de autorización de un hombre para la práctica de ciertos actos). La objetificación deshumaniza a la mujer, o sea, no la reconoce como ser humano, como sujeto de derechos, pero sí como objeto que necesita de la tutela de un hombre.

Es importante resaltar que el Derecho reproduce y mantiene a la sociedad patriarcal, mantiene esas relaciones de poder que, en última medida, autorizan someter a las mujeres. Podemos afirmar que los medios y el Derecho (aquí en el sentido amplio de la palabra, entendiendo los tres Poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial) naturalizan el machismo, corroboran la estructura patriarcal de la sociedad.

Como resultado de la actuación de pensamientos y movimientos feministas, podemos citar algunos ejemplos de leyes que deconstruyen la idea de la mujer como objeto de tutela, entre ellas; el derecho al voto (1932), el derecho al divorcio (1977), el reconocimiento de la igualdad entre hombres y mujeres (1988), el derecho a vivir una vida sin violencia (2006), el reconocimiento del feminicidio (2015).


Las conquistas relatadas más arriba son importantes, porque afectan directamente nuestras vidas. El Derecho, por lo tanto, es un campo a ser disputado. Es importante disputar el reconocimiento de las mujeres como sujeto de derechos y no como objeto de tutela. Deconstruir a la mujer como objeto es desnaturalizar el machismo.

REFERENCIAS

https://www.youtube.com/watch?v=MdoJnJTEj88

https://www.geledes.org.br/a-objetificacao-da-mulher-e-a-naturalizacao-do-machismo-na-midia/

https://www.migalhas.com.br/depeso/301459/reflexoes-sobre-a-igualdade-de-genero-no-processo-civil

http://www.mariaberenice.com.br/uploads/18_-_a_mulher_no_c%F3digo_civil.pdf


Arquivo pessoal


Cristiane Duarte


Abogada feminista, activa en el área de derecho de familia y en la defensa de los derechos de las mujeres.






Archivo Personal


Traducción:


Ruth Vera


Pedagoga, activista feminista, artesana y latinoamericana.

0 visualização

Endereço:
Rua Doutor Enéas de Carvalho Aguiar, 237 - Jardim América

Fone: (16) 3325-1888
Cel.: (16) 99451-4774
Email:  contato@centrodeestudosfridakahlo.com.br

Quer saber mais?

Fone: (16) 3325-1888

Cel.: (16) 99451-4774